Ruth

El nivel de vida determina la salud de las personas · ELPAÍS.com
Según la wilkipedia, da el siguiente significado a la seguridad social:
La seguridad social se refiere principalmente a un campo de bienestar social relacionado con la protección social o la cobertura de las necesidades socialmente reconocidas, como la pobreza, la vejez, las discapacidades, el desempleo, las familias con niños y otras.
Este artículo de prensa que a día de hoy ha salido publicado, me ayuda a poder compartir con todos vosotros, lo que muchas veces ya he manifestado y compartido, la gran suerte que tenemos en nuestro país de disfrutar y gozar del servicio que nos presta la Seguridad Social.
Es un servicio sanitario "gratuito", aunque aportamos todos y la pagamos todos, pero tenemos la certeza de que cuando necesitemos un servicio sanitario, la dispensación de fármacos, sin ningún problema vamos a gozar de ese servicio, sin la necesidad de tener que desembolsar una cantidad económica inmediata por ese servicio. Por contra en muchos países tristemente, si no dispones de dinero, no te visita ni tan siquiera te ve el médico, no tienes dinero, pues si te mueres te mueres, así estés en la puerta del hospital, que si no puedes pagar, ahí te las den.
Así lo he visto yo, me ha tocado vivirlo de cerca, y cuando no quieres imaginar que tristemente muchas personas a diario fallecen por no tener un seguro médico gratuito, que cubra las atenciones médicas necesarias para proporcionarte esa seguridad de que ante una enfermedad, un accidente, una consulta, una revisión vas a ser atendido, medicado y afortunadamente sanado, que doloroso es en si el saber que estas enfermo, pero cuanto mas triste es saber que ni tan siquiera te va a visitar un médico, que tengas la dolencia que tengas, si esta es peligro de muerte, te morirás porque por no tener dinero, no tendrás la gran suerte de que te visite, te cuide, te medique, te atienda un médico, ni mucho menos poder recibir asistencia hospitalaria.
Aquí en nuestro país gozamos de la Seguridad social, algunos han planteado muchas veces la necesidad de prescindir de este servicio, yo me niego rotundamente, no todas las personas pueden desembolsar una factura mas todos los meses, una factura que nos garantice que estamos pagando nuestro servicio sanitario, que si lo pagas recibirás atención sanitaria, y si no nada de nada.
En nuestro mundo sólo Cuatro de cada cinco ciudadanos carece de seguridad social, no todo el mundo dispone de la atención sanitaria gratuita, además esto me hace mentalizarme de darle a este servicio la utilidad que me corresponda, no abusar, no engañar, no abusar de sacar medicación que no voy a utilizar y muchos menos sobrecargar las consultas de atención primaria con visitas que no son necesarias, que muchas veces nos obsesionamos con dolencias que apenas nos molestan o incomodan, porque todo el mal uso que demos a este servicio, influye de manera negativa en todas las demás áreas, haciendo un mal uso contribuimos a que haya personas que realmente lo necesiten y no reciban esa ayuda.
Pienso yo que si todos diéramos en justa medida, a lo mejor no serían tan elevados los gastos sanitarios y ese dinero se podría invertir en ayudar a personas que en sus países no reciben asistencia sanitaria, y que en la mayoría de los casos se saldan con la vida de estas.


Un caso directo entre otros muchos que he conocido, es el de este niño, sufrió un accidente doméstico, donde su brazo izquierdo se vio quemado por una cazuela de líquido hirviendo, su mamá la sra. Matilde una niña de apenas 20 años, y encima madre soltera, no tenía medios económicos para poder pagar la consulta, hospitalización y varias operaciones que su hijo necesitaba, a consecuencia de todas estas desavenencias el niño que se llama Edu, vio que su bracito se quedaba adherido a su antebrazo, menos mal que ella tenía a otro niño en un hogar de acogida para niños,que por casualidad llegó a la zona un grupo de médicos que de manera altruista y desinteresada brindaban servicios médicos gratuitos a todos aquellos que lo precisaran, por mediación de la entidad de ayuda los médicos pudieron operar a Edu, y aunque el tiempo no les permitió hacer el resto de intervenciones quirúrgicas necesarias para dejarle mejor el brazo, consiguieron separárselo y que tuviera algo mas de movilidad. Si esto ocurre aquí en España otro gallo hubiera cantado.
No me extiendo mas, pero meditar en mi escrito y recordar que siempre hay situaciones peores que las nuestras que merecen nuestra atención, ayuda y solidaridad.

EDU, SENTADO ENCIMA DE SU MAMA, LA QUE LLEVA UNA CAMISETA ROJA.
2 Responses
  1. Alfonso Says:

    Efectivamente Ruth. No hace mucho en mi radio, le hice pensar a la gente sobre una cosa. Se estaban quejando del Hospital de mi ciudad, Jerez de la Frontera. Y la queja era, lo pongo en mayúsculas QUE LA JUNTA DE ANDALUCÍA ESTA TARDANDO EN PONER LAS HABITACIONES INDIVIDUALES, para no compartir el enfermo habitación con nadie.
    Que llevan razón en pedirlo está bien, pero es lo que dije. Fijaros en nuestro problema: que queremos una habitación para nosotros solos.
    En otros lugares del mundo lo que piden es un hospital.
    Lo que son las cosas ¿verdad?


  2. Ruth Says:

    Así es amigo Alfonso, nuestro género humano muchas veces es demasiado egoista, esta bien que no seamos conformistas, pero demasiado egoistas en según que , ya se pasa de castaño oscuro.
    Habitación compartida o sin compartir, ya es un lujo el tener la seguridad que si enfermamos, inmediatamente tenemos derecho a una atención sanitaria, sin tener que desembolsar dinero de inmediato de nuestro bolsillo, cuantas, cuantos millones de personas de este mundo, firmarían por tener este servicio sanitario, lo que pasa que muchas veces lo que no vemos, o no queremos conocer, nos es indiferente.
    Un saludo en esta mañana, mil gracias por tu visita y tu comentario.